miércoles, 2 de diciembre de 2015

error se dice de muchos modos


quizá los juegos no juegan rectamente cuando admiten
el espesor del error, o la pausa del error
o el error como gran punto fijo

el error se dice de muchos modos
dentro del mismo juego

y hasta las reglas se equivocan
si se aplican a juegos que no quieren
jugar

los errores varían, cambian el juego
dentro del juego no juegan a ser nada
con sentido fijo

por lo tanto, si el error cambia
y todo es un juego
entonces no hay juego fijo

queda lo indeterminado dentro
del juego

resta saber si nos equivocamos, y eso
es seguro, porque
no todo debe ser un juego
aunque podría serlo

1+1 es un juego
pero qué sea 1 está sujeto
a errores variables

y lo mismo sucede con +

un juego puede ser más
o menos fijo
puede haber más o menos
movimiento en sus errores

es cierto, aunque, de nuevo
este juego también es un error
que cambia
un error que se ensancha
y se acorta

puede decirse quizá:
un sustantivo es poroso
y sólo los verbos dicen
la verdad

puede, quizá


así ocurren los dioses

claro que entre un dios y otro caben
al menos infinitos dioses

dios es la porción de amor
menos substantiva que existe

una suerte de relación irrenunciablemente
concreta,

interna y también externa
humana sólo en el detalle que cabe en
la humana forma de sentir

pero inhumana en la misma medida
en que el ser humano es inhumano
y no existe como cosa
ni como nada

nada más que aire,

pero el aire se mueve
el aire nos hace respirar

y así ocurren los dioses
así respiran por nosotros

así suceden


sofisfilosofía # 1


podríamos decir:
el juego
filosófico
ha terminado

es sólo otro
juego retórico

es una forma
poética
quizá pasada
de moda

es una forma
de juzgar
a los demás
inferiores
por carecer
de la dichosa
Verdad

en fin, una
cuestión
de poder
o de saber
o de poder saber
o de saber poder

pero no, no decimos
eso

decimos:
se puede poder sin poder
y saber sin saber
como acaso quiso querer
no saber Sócrates
como acaso quiso
convencernos Protágoras
de no saber sabiendo

sofisfilosofía

ese es el juego
que aquí jugamos

tibetando